lunes, 23 de enero de 2017

Ecos del pasado I. La danza del fuego - Leila Bentahar Palate


Título: Ecos del pasado I. La danza del fuego
Autor: Leila Bentahar Palate
Editorial: Círculo Rojo
Idioma: Castellano

SIPNOSIS:


Pocos son los hombres que saben de la existencia de los orbes, poderosas armas creadas por los dioses terminantemente prohibidas para cualquier mortal. Sin embargo, el aparente equilibrio pactado entre las divinidades se ve amenazado cuando vuelve a despertar el ser que fue más poderoso que los dioses. En un mundo donde han regresado los tribales rituales de sangre, los dioses se ahogan en su propia sed de poder y los hombres se dejan engañar por sus propias mentiras, la muerte resurge como única forma de salvación. . . La última Era de los Elementales comienza esta noche, en la que una joven amnésica despierta de un sueño olvidado para adentrarse en otro repleto de horrores. Maldecida por su codicia olvidada, el lenguaje de la magia parece volverse en su contra. Solo los ecos de su pasado conocen su sino; pero únicamente ella decidirá si lo alcanzará a través del camino de la sabiduría y la fuerza. . . o de la envidia y la demencia.


OPINIÓN PERSONAL: 


Adentrarme en esta novela, una apuesta personal de la propia autora, me ha supuesto una responsabilidad muy grande y como tal, siempre se siente un poco de respeto a la hora de leer a un autor o autora novel o autopublicado. En esta ocasión mis miedos eran fundados y aunque la obra se lee con fluidez no es de mis favoritas.

El mundo que nos muestra la autora es sumamente complejo y muy ambicioso de estilo medieval. Dividido en diferentes continentes caracterizados por un elemento físico: el frío, el desierto, el comercio marítimo, contiene diferentes nacionalidades, razas e idiomas que le dan un componente homogéneo y cierta credibilidad.

La división de los países y de los continentes no es fortuita ni muchísimo menos, sino que ha sido dada por los dioses que los gobiernan, conocidos como Elementales. Cada uno de ellos -de los seis que forman el grupo de dioses- posee el poder sobre un elemento. Los Elementales masculinos rigen el agua, el fuego y la tierra y las Elementales femeninas rigen la justicia, la clarividencia y el caos. 
Esta división afecta de lleno a la vida de los mortales. En un principio, a todos por igual pues son gobernados por un Gran Arcano que está en relación directa con su dios. Pero es a los ciudadanos con poderes mágicos a los que más condiciona. Un ciudadano o ciudadana que ha nacido en un continente  concreto no podrá adorar a otro dios o diosa o podrá utilizar otro tipo de magia que no sea de la rama a la que pertenezca. 
Esta premisa mágica y en general la construcción del mundo que ha hecho la autora me parece fantástico, muy trabajado y lo que más me ha gustado de la novela.

Pero ahora pasamos a los aspectos menos benignos. Los personajes. No les he llegado a pillar el gusto y dos de los protagonistas -Derek y Claire- directamente no me dicen nada. Hay alguno por ahí más gris como Dultas o el Gran Arcano del agua, aunque la trama recae de manera principal sobre Derek, Claire y Dorian. Claire es la muchacha amnésica que no recuerda nada de su vida pero parece que tiene un importante destino que cumplir. Derek es el huérfano que nadie comprende con un gran sentimiento de culpabilidad y Dorian es el príncipe que quiere demostrar su valía ayudando a su familia. 
Podrían haber sido unos grandes personajes, pero por alguna extraña razón no terminan de dibujarse y se diluyen dentro de una trama más potente que ellos.

Por último, me gustaría hacer referencia a lo que no me ha gustado nada de la trama y es que se normaliza el acoso, la violación y la cosificación de la mujer. Es algo muy común en la fantasía de corte medieval, pero como lectora verlo reflejado en una novela actual me molesta. Hacia la mitad de la novela se describe una violación de manera tan gratuita y, con un diálogo tan poco crítico entre los dos personajes que la cuentan que no pude dejar de sentirme incómoda por ello. Igual que el resto de protagonistas femeninas se ven acosadas por las calles, menospreciadas y minusvaloradas y no pasa nada. No creo que normalizar estos comportamientos en la literatura sea algo bueno, y menos si no se hace de manera crítica. 

En conclusión, nos encontramos con una novela con un mundo muy bien construido y complejo, cuya historia que, aunque peca como demasiado introductoria, nos muestra una historia que puede resultar interesante en su próximas continuaciones.

2 comentarios:

  1. ¡Hola!
    La trama pintaba ser buena pero por lo que comentas en el desarrollo de los personajes y lo relacionado a la violencia que tanto de género que tanto se insiste recalcar en la literatura la dejaré pasar. Muchas gracias por tu reseña sincera. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!

      Los personajes te pueden gustar o no, es cuestión de preferencias me imagino... pero el tema de género no podía dejar de mencionarlo. Gracias por tu comentario.

      Un abrazo^^

      Eliminar