jueves, 15 de diciembre de 2016

Los nombres en la literatura fantástica


¡Hola lectores!

Estamos de vuelta, en esta ocasión con un tema especialmente interesante... porque... ¿Habéis pensado alguna vez lo difícil que es darle un nombre a un personaje? Como escritora de fantasía es algo que siempre me ha encantado hacer y a lo que le doy muchísimas vueltas.
Siempre trato que refleje algo de la personalidad del personaje, de su historia o de su futuro. Además de que es importante que suene bien y convincente para el papel que tenga. Que encaje en la novela.

¿Queréis saber como nombro a mis personajes? 



1. Según el personaje


Sobre todo pienso mucho el nombre de los protagonistas. Me gusta que suenen bien, que tengan que ver con el mundo que he creado y sobre todo, que sea fácil de recordar. O no, porque a veces hay algunos nombres que son casi impronunciables y nos encantan (¿no es maravillosa la contradicción?).

Normalmente hago una mezcla de las categorías que vamos a ver ahora, salvo por una excepción. El/la protagonista principal. Su nombre lo sé cuando imagino la historia. Aparece de repente en mi cabeza y cuando lo tengo fluye la trama, el mundo, todo lo que le rodea... es parecido al pistoletazo de salida del que surgen ideas sin parar. ¿A alguien más le pasa algo así?

2. Con un significado


A veces me da por ser juguetona y uso nombres que sean característicos de algo. Por ejemplo, una de mis protagonistas de Crónicas de Neri, Galatea, tiene relación con el agua.  Puede que muchos no se den ni cuenta, pero para mí es importante que cada personaje tenga un nombre que lo contextualice y lo englobe dentro de la historia. Sobre todo si son importantes para la trama.

Además, me parece una manera divertida de hacer un guiño al lector sobre el personaje.


3. Inventado


Tal cual, nombres que no existen que surgen de la nada para vestir a los personajes. Personalmente es algo que me encanta hacer. Imaginar un nombre, crearlo de la nada... Bueno, de la nada no. Suelo jugar con las consonantes y las vocales hasta conseguir el resultado que quiero. ¿Qué cómo hago eso?

Primero busco una consonante potente con la que empezar el nombre -a veces una vocal, pero suelo hacerlo con una consonante- y una vez he elegido la ganadora, empiezo a jugar con vocales y consonantes hasta conseguir el resultado deseado. Conseguir que encaje con ese personaje tan especial. 

Por ejemplo, para un personaje masculino: K/P/R... Me quedo con la R... E/O/U... la E... Veamos que se me ocurre... Rep, Ren, Red... Renton... ¡Ya llega! ¡Vamos! ¡Aquí está! Renton L´clarck, cuyo nombre me evoca a un detective caído en desgracia por la maldición de una bruja del Bosque Negro que.... 

Por todos los dioses... ¿Se me acaba de ocurrir una idea?



4. De otros idiomas


Hay veces que los nombres nacionales, o los inventados, no son suficientes porque tu personaje ha nacido en otro país o sientes que hay otro nombre que le iría mejor así que te vas de viaje a otros países/continentes y... voilá! Nombre elegido.

Peeero, hay veces que ni eso es suficiente. Entonces, lo que suelo hacer es elegir una palabra y buscar como se escribe en otros idiomas hasta que doy con lo que voy buscando. A veces juego con las vocales o consonantes para darle una vuelta.
Por ejemplo: Tienes un personaje femenino delicado, al que quieres darle un nombre dulce pero sonoro y piensas.... ¿Cómo se dice flor de cerezo en japonés? Sakura. Un nombre típico, ¿verdad? así que podemos darle una vuelta a ver qué tal... ¿Y si cambiamos la primera letra? Makura, Lakura, Yakura, Kakura... Nos quedamos con Kakura, pero no me suena del todo bien. ¿Y si le quitamos parte del nombre, la Sa-?  Nos queda Kura... ¡Mucho mejor! Kura, la dulce vecina que nuestro personaje encuentra todas las mañanas al salir de casa.

5. Homenajes


Esta es la más fácil de todas. No suelo hacer homenajes, o eso pensaba, porque con la primera parte de Crónicas de Neri me volví loca  a hacer homenajes. Usé el nombre de mi padre y de mi madre, hice referencias a lugares de mi provincia, o a su historia, e incluso uno de los personajes grises -aunque no de los protagonistas- tiene mi propio nombre un poco variado. En los siguientes libros no creo que realice tantos homenajes como en este, pero es algo que me gusta hacer. Me parece divertido.




Eso es todo por mi parte. Espero que os haya parecido entretenido y... sobre todo... ¡Decidme...!


¿Cómo elegís los nombres de vuestros personajes? 


2 comentarios:

  1. Me pongo a escuchar canciones en otros idiomas (armenio, por ejemplo) y copio sílabas que suenan bien hasta tener un nombre.
    También me gustan mucho los anagramas, pero llevan más tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me apunto lo de las canciones en idiomas poco comunes. ¡Es una idea muy buena! :)

      Eliminar