martes, 7 de julio de 2015

Martes de Arte: El Jardín de las Delicias - El Bosco


¡Hola lectores!

El jardín de las delicias. Tres cuerpos del tríptico.
Hoy os traigo una de las pinturas más fascinantes del gótico flamenco (que no hablamos de bailaores y cantaores, sino de un autor oriundo de Flandes, actual Países Bajos).

¿Os atrevéis a indagar entre sus deslumbrantes imágenes?




El jardín de las delicias, cerrado.

Es una lástima que la imagen sea tan pequeña, pero si tenéis la oportunidad buscad una más grande y disfrutad de sus detalles. El Bosco (Hieronymus van Aeken) no dejó nada al azar. Los españoles estamos de suerte, porque esta maravilla gótica está expuesta en el Museo del Prado, Madrid.

Como veis, el tríptico de El Bosco el jardín de las delicias 1510-1515 es muy complejo y misterioso. Llama la atención enseguida y te atrapa en sus dibujos delirantes, mostrando una visión muy personal del mundo en tres partes bien diferenciadas. Pero... ¿Qué es un tríptico? Un tríptico son tres partes unidas entre sí (imagen de arriba) que si las cierras, forman otro cuadro distinto (imagen de abajo).
En el panel izquierdo muestra la creación del paraíso, el central la lujuria y el derecho, su consecuencia: el infierno. Cuando está cerrado representa el mundo en el tercer día de la creación. 

Para entender mejor la obra nos centraremos en tres aspectos: El color, la composición y el contenido.

COLOR: 
En el panel de la izquierda, el paraíso, predominan los colores verdes y amarillos que dan sensación de pureza. En el panel central aún predominan los colores verdes y amarillos, pero con un matiz diferente. El color blanco de los cuerpos humanos da una dimensión diferente a lo representado, más terrenal. Por el contrario, en el lateral derecho dominan el negro y el rojo, acordes con las escenas horripilantes que se desarrollan en el infierno. En la escena de la creación domina el gris y gris verdáceo que atestiguan de la poca vida que existía en aquel momento.
También hay que destacar que las figuras, pequeñas y muy perfiladas son minuciosas y así el autor puede recrear una enorme cantidad de gestos y escenas a través de ellas.

COMPOSICIÓN
La escena de la izquierda representa el nacimiento de Eva, al que Adán asiste muy atento. La escena está rodeada por animales fantásticos y paisajes de fantasía que transmiten paz y serenidad.
En el panel central aparece un enorme jardín con muchísimas escenas diferentes, en su mayoría lascivas. En el centro, en lo que parece un lago donde se bañan doncellas, una especie de carrusel se muestra como centro de todas las actividades dominadas por las tentaciones de la carne que tienen lugar a lo largo de toda la pintura.
Finalmente, la escena de la derecha muestra un escenario de torturas y vejaciones sufridas por los pecadores, que se llevan su castigo por los malos hábitos. Por supuesto, aunque explícitas a su manera, la mayor parte de las escenas que se desarrollan son explicadas de manera metafórica a través de frutos y peces, símbolos de la época de los órganos sexuales. 

CONTENIDO
Este cuadro es, principalmente, un sermón gráfico. Con él, El Bosco pretendía recordar lo efímero de los placeres terrenales y sus importantes consecuencias. Por orden cronológico muestra, el origen del pecado, el pecado y su posterior castigo. Esta temática puede sorprendernos por sus imágenes tan sensuales pero el artista se inspiró en la cultura popular de su época por lo que la temática está profundamente enraizada en su tiempo.

¿Qué os ha parecido? ¿A qué es una pintura fascinante? 
Creo que con estas breves indicaciones os dejaré que la disfrutéis y que cada uno saque de ella sus propias conclusiones. 

5 comentarios:

  1. Hola^^
    Estudié el triptico en Historia del arte y la verdad es que me encantó, me parece muy interesante.
    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad que sí? Es un cuadro que no deja indiferente y puede resultar hipnótico :)

      Un abrazo^^

      Eliminar
  2. Uno de mis pintores preferidos, y este cuadro en concreto, mi favorito.
    Antes iba a extasiarme con él al Prado casi todos los fines de semana.

    Me ha gustado mucho tu explicación.

    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jo, que envidia! Quien pudiera tener un museo así cerca para pasarse de vez en cuando...

      Un abrazo^^

      Eliminar