martes, 17 de febrero de 2015

Platero y yo - Juan Ramón Jimenez


Título: Platero y yo
Título original: Platero y yo
Autor: Juan Ramón Jimenez
Nº Páginas: 114
Editorial: Everest
Idioma: Castellano
 
SINOPSIS:
 
Platero y yo narra las vivencias, emociones, miedos, anhelos y aspiraciones de Juan Ramón Jiménez.
El autor escoge a un burrito como confidente de sus paseos por el pueblo de Moguer, su pueblo natal. Poco a poco, ante el lector, se desgrana todo un universo de sabores, olores y esencias. Los juegos más populares, la vida cotidiana de las gentes, los niños y su algarabía, la vida y la muerte... son elementos que Juan Ramón Jiménez, con su delicada prosa poética, pone al alcance de los lectores.


OPINIÓN:  

Platero y yo es una muestra de la calidez que envuelve el alma de Juan Ramón Jimenez y su dulce descripción de los mas terribles -y tan humanos- sucesos de los que fue testigo durante sus años de juventud.
Platero, un maravilloso borrico del mismo color que el astro nocturno, es el protagonista indiscutible de esta obra magnífica. A través de su recuerdo Juan Ramón nos lleva de la mano a su niñez y nos cuenta estas historias que marcarían sin duda la vida del poeta. Cuidado con la belleza de las palabras de este maravilloso autor, corres el peligro de que si algún animal ocupa tu corazón con su recuerdo, el eco de Platero te lo haga revivir otra vez.
Poco se puede decir de platero y yo salvo que es una obra inmortal que merece la pena leer y releer para disfrutar con calma. Una novela que se colara en tu corazón para embrujarlo.

¡Un clásico que no te puedes perder!


Cuando leí esta novela no pude dejar de recordar a mi perro, Toby, que nos dejó hace ya un año y se me ocurrió este poemilla sin aspiraciones. 

Permitidme que lo comparta con vosotros.





Cordero blanco
de luz de luna
Lobito de alegre trotar y salto
 Ladrido dulce y amistad sincera
Noble compañero
  Sin pedir nada a cambio, tu amor entregabas,
Completo. Ligero.
Recuerdo esos ojos tan tiernos, arrebolados,
Que decían tanto sin expresar palabra
En un mudo dialogo de amor sin condiciones.
A veces tu recuerdo  viene a mi, perrito tierno
Y duele,
A pesar de que tu alma ya es eterna y juega y trota, 
para siempre.






2 comentarios:

  1. Gracias por compartir el poema, parece mentira, pero las mascotas terminan siendo una parte tremendamente importante, a mi todavía me duele la pérdida de mi perrita como el primer día.

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  2. Desde luego, después de tantos años conviviendo se acaban convirtiendo en uno más de la familia.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar