martes, 24 de febrero de 2015

Orgullo y Prejuicio - Jane Austen

Título: Orgullo y Prejuicio
Título original: Pride and Prejudice
Autor: Jane Austen
Nº Páginas: 507
Editorial: Alianza Editorial
Idioma: Castellano

SINOPSIS:

Orgullo y prejuicio, publicada en 1813 tras el éxito de Juicio y sentimiento, reúne de forma ejemplar sus temas recurrentes y su visión inimitable en la historia de las cinco hijas de la señora Bennett, que no tiene otro objetivo en su vida que conseguir una buena boda para todas ellas. Dos ricos jóvenes, el señor Bingley y el señor Darcy, aparecen en su punto de mira e inmediatamente se ven señalados como posibles presas . De hecho, la relación entre la hija mayor, Jane, y el señor Bingley parece muy prometedora… pero, por influencia del arrogante señor Darcy, se frustran todas las esperanzas. La intervención de Elizabeth, la hija segunda, perspicaz, consciente de su valor, y algo rebelde, determinará el rumbo de la novela. En ella el opresivo ambiente de la familia, la presión del matrimonio, la diferencia de clases, el fantasma de la pobreza y la delicada sensibilidad de una heroína decidida, pero no libre de errores de juicio y dudas de comportamiento, se conjugan para crear una obra maestra leída a lo largo de más de dos siglos.


OPINIÓN:
 
"Es una verdad universalmente aceptada que todo soltero en posesión de una gran fortuna necesita una esposa".
Con esta frase, conocida en el mundo entero, comienza una de las historias de amor más bonitas de la historia de la literatura. No sé si será la más bonita, pero seguro que es una de las primeras comedias dramáticas que se escribieron. Desde luego puede resultar un poco pesada de leer porque tiene un estilo muy descriptivo, pero no de paisajes y situaciones -que también- sino que Austen te detalla con minuciosidad los sentimientos de los personajes principales y sus progresivos cambios y evolución.
Cada personaje tiene unas características muy concretas que no van a cambiar demasiado, aunque si pueden mejorar con el tiempo y el uso de un buen entendimiento.

La historia comienza con la llegada al campo, a una zona cercana a Meryton, de dos jóvenes solteros que gozan de grandes rentas. Esto acapara la atención de las familias con hijas casaderas del entorno. En especial, de la familia Bennet, que cuentan con cinco hijas y ningún heredero para sus posesiones de Longbourn. De ahí se entiende la necesidad de la madre de las muchachas de casarlas a todas y asegurarse así un futuro tanto para ella como para sus hijas.
Las dos hermanas mayores serán el ejemplo de la cordura y la inteligencia mientras sus hermanas pequeñas son la vergüenza de la familia, cada una por sus razones. Una trata en vano de ser el ejemplo moral de la familia y dedica su esfuerzo a cultivarse sin evitar una gran afectación y las otras dos son un par de alocadas que solo tienen tiempo de pensar en oficiales. Un gran ejemplo de lo que era decoroso y lo que no a principios del siglo XIX. Incluso el padre tiene grandes fallas que la autora no duda en explicar con detalle.

Orgullo y Prejuicio es una obra moralizante, que pretende dar una visión muy concreta de lo que está bien  y está mal, así como la manera en que deben comportarse las personas para que sus acciones sean consideradas justas y su comportamiento adecuado. 
Como historia de amor, trata la realidad de nuestros sentimientos como mutables, siempre y cuando ese cambio sea fundamentado. No nos muestra una amor idealista y romántico, sino un amor creado a través del trato, malentendidos, errores y sobre todo, una gran bondad como base de todo carácter. 

Los dos personajes principales, Elizabeth Bennet y Mister Darcy pueden llegar a chocar pero su respeto por las formas y su afán por guardar las buenas maneras les llevará a juzgarse el uno al otro muy duramente pero sin poder evitar el surgimiento del amor.
Otra relación que también vemos en el libro, ya más novelada, es la de Jane con el señor Bingley. Esta relación si sería más típica de las novelas románticas tanto por el carácter de los personajes como por los problemas que surgen en su relación.

Pero no es solo con las mujeres con las que se muestra dura Austen, como ya comentaba también critica los malos comportamientos en los hombres, y a las faltas del padre -una indolencia desmedida con sus hijas- se suman el orgullo del señor Darcy y la volatilidad del señor Bingley. Pero si hay un gran villano en la novela, ese no es otro que el señor Wickham. Este muchacho, oficial de una milicia, consigue engañar a todo el mundo y tapar su adicción al juego, sus escándalos de faldas, al tiempo que casi consigue la ruina de la familia Bennet al escaparse con la más joven de sus hijas, Lidia, y exponerla a la deshonra.Una de las escenas más dramáticas de toda la obra.

Personalmente, habré leído este libro cuatro o cinco veces, y esta vez lo he sentido diferente. Hacía casi diez años que no lo leía y quizás el estilo de la autora no encaje demasiado conmigo ahora mismo, pero me ha resultado lento y, a veces, demasiado pesado. Me da mucha pena porque siempre ha sido mi libro favorito, pero ya no lo puedo considerar como tal. Es una historia maravillosa que todo el mundo debería conocer, pero creo que tenía más impacto en mi vida cuando era más joven. Supongo que yo habré cambiado porque ya no me gusta como antes. 

Sin embargo no puedo más que invitaros a leer la novela, Orgullo y Prejuicio es una magnífica obra que debéis conocer y que no os defraudará. Eso si, esperad minuciosidad y una prosa más lenta, no en vano fue escrita hace más de doscientos años y su historia de amor no deja de ser tan maravillosa entonces como ahora.


¡Imprescindible!

1 comentario: